Autovía A-2: conexión calle Alcalá y Avda. de Logroño (Madrid)

La principal actuación del proyecto fue la construcción de la nueva glorieta sobre la A-2 con diámetro de 96 metros. La calzada anular es de tres carriles de 3,50 metros y arcén interior de 1,00 metro. Incluye aceras de 2,00 metros en las estructuras para el paso de peatones. La glorieta cruza la A-2 mediante dos estructuras simétricas con tipología mixta (tablero de hormigón sobre viga cajón metálica). No tiene pila intermedia, salvando toda la autovía con un solo vano de más de 30 metros. Además la obra incluyó un paso inferior en la vía de servicio derecha de la A-2, permitiendo sobre el acceso directo a la misma en sentido Guadalajara. De forma complementaria, se ordenaron los movimientos de algunas de las calles municipales que accedían a las vías de servicio existentes, mejorándolas al adecuarlas a la nueva glorieta, modificando también la ubicación de las paradas de autobuses. Destaca la obra de reposición de dos galerías de saneamiento, construyendo una nueva de más de 470 metros de longitud, ejecutada en su totalidad en mina.